La Organización de las Naciones Unidas declaró cada 4 de enero como Día Internacional del sistema braille para generar consciencia global sobre la importancia de este medio de comunicación, el cual es  el derecho a la Accesibilidad contemplado en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, debiendo aplicarse de forma  eficaz las reglamentaciones que aseguran los derechos humanos de las personas con discapacidad visual.